domingo, 25 septiembre, 2022

desde 1990

RATAS EN EL CALERO (TELDE)

Comparte esto:

Una vecina de El Calero, Telde, nos envía estás imágenes para denunciar el abandono que sufren los jardines y zonas verdes del barrio. Nos indica que desde el Ayuntamiento no envían operarios para limpiar, podar y cuidar esas zonas, por lo que debido al deterioro que sufren se encuentran llenos de RATAS, con el consiguiente riesgo sanitario que ello supone.

2

Image 1 De 3

TELDE SACA A LICITACIÓN EL SERVICIO DE CONTROL DE PLAGAS

Comparte esto:

La Junta de Gobierno Local dio el visto bueno al inicio del proceso de licitación del servicio integral de control de plagas del municipio con un coste inicial de 187.580,04 euros por cinco años. 

El concejal de Contratación y Sanidad, Sergio Suárez, explica que “con este nuevo contrato el Gobierno Local amplía considerablemente la cobertura de este servicio y se hace un especial hincapié en la captura y contención de las poblaciones de palomas y tórtolas en las zonas urbanas”, dando respuesta así a una amplia demanda vecinal.  

Mientras se tramita esta licitación, aclara Suárez, el servicio seguirá siendo realizado por la anterior adjudicataria.  

Las empresas interesadas tienen un plazo de 18 días naturales a partir del envío del anuncio al Diario Oficial de la Unión Europea y las bases y la documentación podrán consultarse en el Perfil del Contratante alojado en la Plataforma Estatal del Sector Público. 

DENUNCIAN QUE EL CASINO DE SAN JUAN (TELDE), NO TIENE LICENCIA

Comparte esto:

El grupo empresarial Galecomba, fundado por los jóvenes José Lacomba y José Galeazzo de Orozco, ha suspendido el contrato firmado con la directiva de la sociedad de recreo y ocio El Casino La Unión por carecer de licencia de apertura del bar cafetería.

Los empresarios explican que descubrieron hace algunos meses que en el local no contaba con el permiso pertinente para desarrollar actividades de restauración. «Solicitamos en numerosas ocasiones que nos dieran el documento, pero no lo hacían», aseveran. En noviembre del año 2020 firmaron un contrato de arrendamiento de industria, que no sólo implica el alquiler del establecimiento, sino también la actividad que en él se realiza. Es decir, llegaron a un acuerdo para explotar a nombre de El Casino la actividad de restauración y de organización de eventos musicales.

Según el propio contrato, esto incluía el servicio de la cafetería durante toda la semana, con la terraza del Rincón Plácido Fleitas (que se concretaba que había sido cedida por el Ayuntamiento de Telde), y el permiso para organizar conciertos en el interior durante los fines de semana.

Peticiones

Además este documento detalla en su décima cláusula que contaba con licencia de apertura, pero no era así. «Esta sociedad es muy reconocida, así que no pensábamos que no tuviesen los papeles en regla», agregan los jóvenes sorprendidos aún por la situación, aunque no tardaron en darse cuenta de lo que ocurría.

Los empresarios solicitaron en numerosas ocasiones que les fuese entregada la autorización municipal, que debían poseer permanentemente en el local para demostrar en caso de requerimiento de la policía, que tenían permiso para ejercer la actividad. Sin embargo, aseveran que desde la directiva solo les expresaban que tenían que buscarla.

Los restauradores optaron por solicitar directamente al Ayuntamiento de Telde el expediente para comprobar que existía el permiso, pero su petición no llegó a responderse. En diciembre del 2021 finalmente la directiva envió una carta firmada por el presidente al grupo empresarial para comunicarles que estaban tramitando con la administración local «el cambio de licencia de apertura, para que abarque todas las estancias de la planta baja de la entidad».

«Descubrimos a través del Gobierno de Canarias que la sociedad cuenta con una licencia de billares y llegaron a solicitar un permiso para abrir una cantina, pero la documentación no llegó a entregarse, por lo que no se les llegó a conceder», explica Lacomba sobre la situación, por la que llega a la conclusión de que no existe licencia alguna.

Con el tiempo también se dieron cuenta que no existía ningún convenio firmado con la administración local para poder explotar la terraza. En un documento remitido por el área de Patrimonio del Ayuntamiento informan al grupo empresarial que la terraza estaba instalada «sin las correspondientes autorizaciones, además de no cumplir con los parámetros que se establecen en la ordenanza de ocupación».

Los empresarios se sienten estafados ante tales hallazgos, por lo que aseveran que han iniciado un procedimiento judicial contra la directiva. Además destacan negativamente el estado en el que se encuentran las instalaciones, cuyo sistema eléctrico en el momento en que comenzaron su actividad se encontraba completamente obsoleto y carecía de sistema contra incendios.

«Hemos suspendido el contrato, que concluía en diciembre, pero estamos dispuestos a volver y retomar la actividad cuando subsanen todas las deficiencias y tramiten las licencias para desarrollar las actividades que acordamos», admiten los jóvenes.

Sin embargo, Fernando Santana, presidente de la sociedad de El Casino, niega todas las acusaciones. «Tenemos licencia para abrir una cafetería, el problema es que ellos montaban fiestas todos los fines de semana y no bajaban la música cuando se les requería», explica. En este sentido recuerda que los vecinos de la zona registraron numerosas denuncias por los ruidos. «No queremos que vuelvan. De hecho estamos tramitando para que se marchen cuanto antes», agrega indignado el presidente.

La Provincia-Dlp