miércoles, 18 mayo, 2022

desde 1990

DENUNCIAN UN VERTIDO DE AGUAS RESIDUALES EN EL CANAL DE OJOS DE GARZA

Comparte esto:

Vecinos de Ojos de Garza denuncian a través de ONDA GUANCHE los vertidos de aguas residuales que se producen hace meses por el canal del barranquillo que une el pueblo de Ojos de Garza con la playa. «El derrame está a cerca de la cala», señalan a este medio.

Según la denuncia, el agua procedería de una empresa de coches de alquiler que, supuestamente, derrama el líquido sobrante de la limpieza de los vehículos que estarían realizando en la vía pública (práctica prohibida por la ordenanza municipal), directamente al canal, con el agravante de que además de agua, el líquido contendría productos químicos utilizados habitualmente en la limpieza de coches.

Las fuentes indican a ONDA GUANCHE que «durante el periodo de confinamiento no se veía una gota de agua en el canal, pero desde que se retomó la actividad empresarial, los vertidos son casi diarios».

DENUNCIAN ESCÁNDALOS NOCTURNOS EN EL PALACIO DE LA CULTURA

Comparte esto:

Vecinos de Los Llanos de San Gregorio vuelven a denunciar a ONDA GUANCHE los escándalos nocturnos que se producen todos los fines de semana en el mamotreto de Los Llanos de San Gregorio, convirtiéndose así en la zona cero del  COVID-19, un foco de peligro e infección sanitario ya que los amplios grupos de jóvenes que acuden los viernes, sábados y domingos al Palacio de la Cultura y las Artes, lo hacen sin mascarillas ni distancia de seguridad para consumir alcohol y drogas hasta altas horas de la madrugada.

Manuel Ramón Santana

PLAYGARZA ACUDE AL COLEGIO OFICIAL DE REGISTRADORES PARA RECUPERAR SU SUELO

Comparte esto:

Lo han intentado por activa y por pasiva a través del Ayuntamiento, pero dada la nula cooperación municipal, Playgarza, la asociación de vecinos de Ojos de Garza, ha tenido que dar un paso más allá para subsanar un error histórico. El colectivo ha emitido una carta al presidente del Colegio Ocial de Registradores de la Propiedad de Las Palmas con el objetivo de subsanar un fallo que cometió este mismo organismo hace 47 años y que afecta a todos los vecinos de la costa de este barrio teldense.

Fue en el año 1973 cuando, por medio de una actuación administrativa del registro número 02 de la ciudad, se permitió la inscripción registral por parte de la empresa Juliano Bonny Gómez S.A. de unos terrenos, cuya supercie asciende a 36.198 metros cuadrados, en los que se marcaban los lindes de la parte naciente con el mar. «Se ignoró entonces la existencia de un centenar de viviendas junto a la costa, y desde 1964 forma parte de un acto administrativo de deslinde marítimo terrestre practicado por el Ministerio de Obras Públicas y que hasta la fecha no ha sido recurrido en ningún ámbito de nuestro estado de derecho», destaca Juan Pedro Pérez, presidente de Playgarza. La asociación, por medio de su portavoz, no entiende como el registrador de por aquel entonces no solicitó información ni al Ayuntamiento ni a Costas y, sin embargo, dio fe del lindero aportado por esta entidad privada.

«Hemos puesto esta anomalía en conocimiento del Consistorio teldense, pues entendemos que esto es un problema social que situamos en el ámbito municipal, pero la administración guarda un silencio sepulcral», amplían en su escrito. Así que como esta forma de proceder no ha arrojado ningún resultado, el colectivo vecinal acude al colegio de registradores con el n de que les instruyan en la manera de recurrir aquel acto de 1973 «y rechazar, social o jurídicamente, que no se nos reconozca nuestra existencia y el intento de este acto de apropiación consentida que se nos antoja dañino para nuestra comunidad vecinal», añaden.

Se trata de un agravio contra el que Playgarza lleva luchando desde hace un año y que fue descubierto por casualidad con la desestimación de un acto meramente administrativo y habitual como es la inscripción de la vivienda de una vecina de la playa de Ojos de Garza en el Registro de la Propiedad. Al indagar sobre esta negativa, se destapó con incredulidad que todos los inmuebles de esta zona costera están sobre un suelo cuya propiedad pertenece a Juliano Bonny Gómez S.A. El colectivo sostiene que estos datos erróneos «pueden hacer desaparecer la historia viva de este núcleo de la mayoría comunitaria vecinal que representamos». Por ello, pide que se rectiquen los lindes declarados, asegurando que dicha nca limita al norte con la vía de acceso a la playa de Ojos de Garza, a poniente con el camino Real de Gando y al sur con el barranco de La Bujama.

Lo que más llama la atención a los habitantes de la playa de Ojos de Garza es que en la inscripción registral de la propiedad del empresario indique que linda con el mar. «De repente desaparecen la trama urbana, las vías de acceso, las calles y lo hacen sin que la demarcación de Costas certique dicho lindero, eliminándose las zonas de tránsito y protección, suprimiéndose la planimetría, el saneamiento, la electricación o el suministro de agua», objetan. Por todo ello, han pedido al Ayuntamiento, sin suerte hasta ahora, que exija a la rma Juliano Bonny Gómez S.A. modicar los linderos, «puesto que nuestra presencia en esta zona es anterior a la aparición del apellido Bonny».

Canarias7

ANOMALÍAS EN UNA EMPRESA DE TELDE EN EL TRATAMIENTO DE BASURA SANITARIA

Comparte esto:

El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil detecta irregularidades en una empresa de Telde autorizada para la gestión de residuos sanitarios y su eliminación, generados en los centros sanitarios públicos y privados en Canarias. Las anomalías se detectaron especialmente en el proceso de gestión de eliminación de residuos de biorriesgo o infecciosos.

La presunta gestión inadecuada de residuos sanitarios comprometía la seguridad de los trabajadores de la empresa, al carecer de formación profesional suficiente para la manipulación de residuos. Además, el transporte por carretera desde los centros sanitarios se realizaba con incumplimiento de la Ley 1/1999 de Residuos de Canarias y Decreto 104/2002 de Ordenación de la Gestión de Residuos Sanitarios, careciendo de trazabilidad los residuos durante los traslados,

La Provincia-Dlp