miércoles, 19 junio, 2024

desde 1990

Remontada huracanada del Real Madrid (101-74)

Comparte esto:

El Herbalife Gran Canaria soñó con el triunfo en un arranque increíble, pero rápidamente se dio de bruces con la realidad. Después de 59 partidos y la temporada más larga de su historia, el Herbalife Gran Canaria tenía la obligación de bailar con la más fea: un Real Madrid campeón de todo lo disputado hasta la fecha. Es decir, campeón de Supercopa, Copa del Rey y Euroliga.

UN INICIO SOÑADO

Sin Kendall, Urtasun ni O’Leary, y con solo tres interiores profesionales más el canterano Mouhamed Barro, los de Aíto García Reneses firmaron un baloncesto sublime en los primeros minutos de choque. El equipo claretiano saltó a la pista sin ningún tipo de reparo y muy fresco de piernas y cabeza.

Así, Brad Newley y Sasu Salin se aliaron, tanto en ataque como en defensa, para poner patas arribas el palacio madridista y completar un parcial inicial de 0-10 que obligaba a Pablo Laso a pedir tiempo muerto. Tras el parón, el Real Madrid logró anotar pero la diferencia se fue hasta los catorce tantos con seis puntos consecutivos de un imparable Newley (2-16, minuto 5).

PRIMER AVISO DE TORMENTA

El campeón europeo, herido en su orgullo, no tardó en reaccionar. La velocidad en las transiciones, la energía en líneas de pase y el movimiento de balón del Herbalife Gran Canaria fue decayendo minuto a minuto. Por rotaciones, por cansancio y por el encaje de bolillos al que se veía obligado el técnico claretiano.

Esto fue aprovechado muy bien por un Real Madrid que se las sabe todas. Poco a poco, liderados por la intensidad de Llull, los de Laso fueron recortando distancias hasta ponerse a tan solo cinco puntos (18-23, minuto 8). Los locales consiguieron endosar un parcial de 14-0 al conjunto isleño antes de llegar al término del primer cuarto para mandar por cuatro (27-23).

Ni haber empezado con 2-16 en el electrónico había permitido al Herbalife Gran Canaria ganar un cuarto. Y ya no lo haría. Sergio Rodríguez se echó el equipo a la espalda pero se vio desquiciado por la activa defensa de Tomás Bellas, que acabó sacándole una antideportiva. A pesar de esto, el Real Madrid seguía mandando y pronto llegó la canasta que mandaba la diferencia por encima de los dobles dígitos (37-26, minuto 15).

El Herbalife Gran Canaria no le perdió la cara al encuentro y lograba ponerse a tan solo siete puntos, pero el arsenal ofensivo de los locales era inagotable y KC Rivers, inspirado en la noche de hoy, cerró la primera mitad con un triple que disparaba a los locales (50-38).

HURACÁN DESATADO

La segunda parte, en líneas generales, no tuvo una historia realmente atractiva. Si acaso ver cómo Aíto García Reneses probaba con Luca Vitali, base italiano, como ala-pívot para defender a Felipe Reyes o Andrés Nocioni; o cómo llegaba la enésima lesión del curso, esta para un novato en estas lides como Oriol Paulí. También para ver el debut en un Playoff por el título de los canteranos Mouhamed Barro y Joaquín Portugués.

En el tercer período, el Herbalife Gran Canaria coqueteó con rebajar la distancia de los diez puntos, pero en los momentos claves el Real Madrid encontró posiciones de tiro para lograr triples que acabaron por finiquitar el triunfo blanco aun a falta de todo un cuarto (75-53).

Edy Tavares encontró momentos para lucirse en el último cuarto colocando dos impresionantes tapones a las torres blancas -Ayón y Mejri- y para firmar uno de los mates del Playoff, sin lugar a dudas, saltando a varios metros del aro. Más allá de eso, el Herbalife Gran Canaria acabó rendido y sin gasolina ante un Real Madrid que contó con varios minutos de Doncic en pista, y se permitió el lujo de no utilizar al pívot griego Bourousis.

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario