jueves, 29 septiembre, 2022

desde 1990

LA PLANTILLA DE DISA HOLDING ENERGÉTICOS ANUNCIA MOVILIZACIONES PARA DESBLOQUEAR EL CONVENIO COLECTIVO

Comparte esto:

Basta ya. Es el grito con el que la plantilla de la empresa Disa Holding Energético SLU se ha plantado ante lo que consideran un abuso por parte de la compañía. Anuncian movilizaciones en todos los centros de trabajo y exigen el desbloqueo del convenio colectivo.

De hecho, las tácticas dilatorias puestas en marcha por la empresa han sido uno de los detonantes del hartazgo de los empleados. Denuncian que se juega con la estabilidad económica y familiar de la plantilla mediante una actitud de intransigencia y cerrazón en aspectos fundamentales del convenio colectivo, cuya renovación es inevitable, pese a los retrasos y bloqueos que la empresa intenta poner sobre la mesa.

Lo que están pidiendo los trabajadores es, sencillamente, que se le reconozcan debidamente sus derechos, máxime teniendo en cuenta que esta empresa, perteneciente al Grupo DISA, factura cientos de millones de euros al año, mientras que esta bonanza de resultados empresariales no está teniendo reflejo alguno en las condiciones laborales, sociales y económicas de su masa trabajadora.

De hecho, DISA Holding Energéticos SL facturó en 2020 más de 100 millones de euros ella sola, y es previsible que en 2021 esta cantidad se vea ampliamente superada. Sin duda unas cifras económicas abultadas que necesariamente deben revertir también en quienes las hacen posibles, que nos son otros que los trabajadores.

No es de recibo que esta plantilla siga teniendo sus salarios congelados, al tiempo que tampoco se revisan las condiciones de salud laboral, seguridad en el trabajo o conciliación familiar. Por no mencionar las desigualdades salariales existentes entre trabajadores de distintos centros de trabajo, a igualdad de funciones, lo que es claramente contrario a la legislación vigente.

Es intolerable que una empresa que factura semejantes millonadas al año, y con un crecimiento en facturación constante año tras año, ofrezca a sus trabajadores una miseria que no llega ni al IPC. La empresa enriqueciéndose mientras sus empleados pierden capacidad adquisitiva año tras año. No es justo.

Lo que da mayor vergüenza es que, al mismo tiempo, las empresas que conforman el Grupo DISA presuman de buenas prácticas para con sus plantillas, cuando la realidad es muy distinta.

Lo que venimos a exigir desde SITCA, recogiendo las exigencias de los trabajadores, es que la empresa aterrice de una vez en la realidad de los tiempos actuales, donde no es de recibo que se tenga a esta gran grupo humano en una situación de incertidumbre por no disponer de su convenio actualizado, lo que parece convenir a la empresa al poder disponer libremente de las vidas y tiempos de los trabajadores, así como de sus retribuciones salariales. El feudalismo hace tiempo que terminó, pero aquí por lo visto no se han dado cuenta aún.

Desde SITCA podemos afirmar que no permitiremos que estas clase de atropellos con la clase de trabajadora se siga manteniendo, por lo que, de acuerdo y acción conjunta con los trabajadores, avisamos de que las movilizaciones van a llegar más pronto que tarde, y que van a ser de hondo calado, con repercusión en todos los estamentos de la sociedad, incluidos por supuesto los judiciales, ya que el abuso que se viene cometiendo así lo requiere.

Vamos a solicitar una reunión con el Gobierno de Canarias, Ministerio de Industria y Energía, Delegación del Gobierno y Dirección General de Trabajadores del Gobierno de Canarias, para llevar esta problemática a todos los estamentos que tienen algo que decir al respecto.

La reclamación de la plantilla, a la que SITCA se adhiere sin reservas, es tan simple y básica como solicitar a la empresa que, de una vez por todas, se siente con seriedad, lealtad, y ánimo constructivo, a negociar el nuevo convenio colectivo. Que abandone su actual representación teatral de hacer como que negocio pero sin avanzar ni un milímetro.

En el ánimo de la plantilla, y de su representación sindical, está evitar la conflictividad y alcanzar un acuerdo justo para unos trabajadores que se lo han ganado con creces.

Pero, dicho lo anterior, de persistir la empresa en su actitud de obstrucción y torpedeo a las negociaciones, podemos asegurar a la sociedad canaria que la conflictividad que se avecina será de alto voltaje, y las acciones sindicales a llevar a cabo contemplarán todo el abanico que la ley pone a nuestra disposición para defender los legítimos derechos de estos trabajadores, hasta las últimas consecuencias.

Entre las muchas medidas que tomaremos, figura con toda claridad un preaviso de huelga, que de no surtir el efecto deseado, se convertirá sin ninguna duda en una huelga en toda regla. La paciencia de los trabajadores ya se ha estirado demasiado, y en frente sólo han encontrado burlas y desprecio.

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario