sábado, 25 septiembre, 2021

desde 1990

LA CARTA DEL DIRECTOR: Pablo Rodríguez (CC), Telde está en sus manos…

Comparte esto:

Los tiene a todos locos. Un simple pestañeo suyo es portada digital. Mitad odiado y envidiado. Mitad admirado y emulado. Todo Pablo Rodríguez. Nunca un movimiento en la política municipal fue tan decisivo. Nunca tan pocos votos dieron para más. Las circunstancias complicadas de esta legislatura lo han colocado en su punto máximo de ebullición. Una prueba de madurez que le ha tocado lidiar, y aunque difícil, son muchos los que apuestan porque la superará.

Para fortuna de Pablo, no está solo. A su alrededor tiene un magnífico grupo humano (público y privado), que lo apuntala en los momentos más delicados. De todos va a necesitar más que nunca para obtener los resultados soñados para su ciudad natal. Pero también y seguramente más importante, ese calor le ayudará a conseguir que Telde supere con fuerza el duro trance económico y social actual.

Y es que Pablo parte con desventaja. Con carácter, ha tenido que remar contra los que critican que apoye a un gobierno de Nueva Canarias. Una ardua labor con sentimientos encontrados que le privan de estar todo lo cómodo que deseaba en la primera línea de la gobernabilidad municipal. A pesar de todo, su denodado esfuerzo y capacidad dual, conseguirá que la nave nacionalista en Telde no sólo no zozobre, sino que alcance un éxito tan brillante como notable, recuperando con ello, el nombre de Coalición Canaria para la primera línea de la política.

Pablo sabe que ninguna Universidad le podrá enseñar en años, lo que en horas aprendió en el Ayuntamiento de Telde. A pesar de que creía que estaba preparado, capacitado y madurado para superar cualquier empresa, lo cierto es que hoy empieza su verdadera historia. Su apoyo incondicional a la Nueva Canarias de Carmen Hernández, permitirá una estabilidad fundamental para una ciudad excesivamente castigada por políticos mediocres. Nacionalista de personalidad, no sucumbe a la venenosa mordida del aparato vulgar de propaganda que tanto daño ha hecho a esta ciudad y que lo quiere embaucar.

Pablo ya ha demostrado que se puede confiar en él. Se mantuvo fiel al compromiso con su socio de gobierno y con la responsabilidad adquirida cuando firmó el pacto en 2011, iniciando tal vez sin proponérselo, una excitante aventura como político de palabra y honor en Telde, por el bienestar inmediato de su ciudad. Se equivocará o no, pero palabra y coherencia municipal, tiene. La ciudad está en sus manos.

Este reconocible logro puede ser un punto de inflexión para Rodríguez. Tras unos inicios dubitativos en los que anduvo un tanto perdido, parece haberse reconducido. Hoy se le ve más equilibrado, cercano, natural. Definitivamente ha recobrado la chispa que lo encumbró electoralmente en 2011.

Es buen momento para reencontrarse con su mejor versión. El acoso sufrido hasta ahora ha sido mero entrenamiento del que está por venir. Son muchos los que lo tienen como objetivo predilecto desde el mismo momento que se “atrevió” a demostrar que puede ser el hombre fuerte del gobierno de Carmen Hernández. Mezclarán la coctelera sin importarles con qué, con tal de obtener cantidades insoportables de presión para minarle la moral.

Pero Pablo, que se crio entre mítines, asambleas, elecciones y encuestas, es más hormiga que cigarra. Ha aguantado con rostro de cemento, los mejores y peores momentos del partido en su corta estancia en la gobernabilidad municipal. Alguna oveja se le ha descarriado en el camino teniéndola que sacrificar. Pero pasa en todos los rebaños. Luego hay que saber pastorear. Pablo quiere más, sabe que lo mejor está por llegar.

Florentino López Castro, director de ONDA GUANCHE

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario