jueves, 23 septiembre, 2021

desde 1990

LA CARTA DEL DIRECTOR: Mucho, mucho ruido…

Comparte esto:

Nueva Canarias y PSOE han roto, ahora, como los matrimonios de conveniencia, se soportan pero no se toleran. Hace más bien poco, repartían panes y peces, cuando juntos y revueltos, se prometían amor eterno y felicidad en un pacto electoral deficiente. ¿Por qué todos los finales son el mismo repetido? Si, aquí también como decía Sabina, hubo ruido, mucho, mucho ruido. Tanto ruido que al final no se oyó el ruido final…

Decían que con ellos, “Telde tenía solución”. Promulgaron a los cuatro vientos ser partidos serios, cohesionados y unidos por un interés general: Telde. Eran tiempos de sonrisas y alegrías todos los días. Anunciaron que gobernarían con “mano de hierro” la primera Institución local y creyeron que por toda la eternidad. Pero llegó el maldito mes de octubre y el reloj se paró. La incorporación de Coalición Canaria cambió radicalmente el guión. El principio del fin llegó “a calzón bajado”.

Los muros de hormigón se volvieron hojalata. Sus líderes de acero, en barro quedaron, y encima tuvieron que abandonar  su discurso electoral por la puerta del excusado. El PSOE tardó en asimilar primero, y aceptar después, que ya no gobernaban solos con NC (y Martel, que tanto monta. monta tanto). Entonces afloraron los miedos, las carencias, pero sobre todo algo mucho más primario; el instinto de supervivencia. La reducción de liberados y cargos de confianza también se vendrá abajo (vienen más asesores de la mano de CC y NC), dinamitando lo poco que quedaba de argamasa en la desvencijada estructura original del pacto suscrito en 2015.

El PSOE, inflado por un buen resultado electoral, se creyó más de lo que era. Nueva Canarias, que nunca entendió la evidente merma de votos que padece, elecciones tras elecciones, pecó de poca inteligencia y la soberbia habitual. Con estos condicionantes, era solo cuestión de tiempo que la lucha interna de egos, ombligos y bolsillos, derivaran en una burda comedia pública de descalificaciones, reproches, desplantes, traiciones y ¿dimisiones?.

Las huellas serán difíciles de borrar. La credibilidad de unos y otros ha quedado arrasada, demostrando que primaba siempre en sus decisiones, el interés personal que el general. La hermana pobre de la familia, el PSOE, tardará menos en cicatrizar, ellos con poco van. El caso de Nueva Canarias es más especial. Han dejado demasiadas víctimas en el camino y encauzado un proyecto carente de liderazgo e incapaz de aglutinar. Al menos en la actualidad.

(*) Florentino López Castro, director de ONDA GUANCHE

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario