sábado, 27 noviembre, 2021

desde 1990

Una planta muy tóxica crece libremente cerca de tres centros escolares en Telde

Comparte esto:

La Avenida Inspectora Farmaceutica Mª del Pino Suárez, (ubicada en el sector de Arnao en Telde), está poblada de una planta muy tóxica llamada “tártago”. Los vecinos denuncian que el lugar es muy concurrido, principalmente por cientos de niños que utilizan esta vía diariamente para acudir a clases (hay tres centros escolares en la zona), Poeta Fernando González, Plácido Fleitas y San Juan,  además de un establecimiento de comestibles Hiperdino.

La planta “tártago” ha desatado la preocupación en la zona, ya que crece libremente a alcance de cualquiera. Telde está rodeado de este tipo de plantas sin tener en cuenta donde pueden tener acceso a ella los niños, es muy bonita y llamativa, por lo que es doblemente peligrosa.

Según pudo conocer ONDA GUANCHE los técnicos botánicos sugieren a las corporaciones locales que no estén a la vista ni en el tránsito de las personas porque pueden causar grave daños, especialmente a los más pequeños.

La planta de tártago

La planta de tártago es una hierba que alcanza una altura de entre 30 y 90 cm, es muy rustica y se adapta a zonas con poco agua. Se cree que es originaria de África pero en la actualidad se la cultiva en diferentes países por su uso en la industria. El nombre científico es Euphorbia lathyris y pertenece a la familia de las Euforbiáceas.

El tártago también produce una resina blanca o leche que es toxica para las personas ya que produce un efecto laxante y vomitivo muy fuerte. Su nivel de toxicidad es alto y es peligroso para la salud ya que en dosis altas puede generar la muerte.

Florentino López Castro

Florentino López Castro

1 comentario en «Una planta muy tóxica crece libremente cerca de tres centros escolares en Telde»

  1. Bueno creo que hay un pequeño error, el tártago, además de su uso industrial tiene un importante uso como planta medicinal. Tóxica, como otras mucha plantas y para defenderse de sus depredadores, quizás lo sea pues yo no lo sabía pues de una u otra manera todas lo son, pero para mí el error es pretender que los niños se conviertan en una especie de niños burbuja, aislado de toda realidad. Si es tarea de los colegios enseñar y los estudios son reglados, es tarea de los padres educar a no tocar sino con prudencia lo que no se conoce e incluso en absoluto. Yo que me crié en un pueblo, se me enseño que plantas no convenía tocar y como vivir entre ellas, incluídas ortigas, cicuta, acónito y otras. Los responsables de las conductas de los niños son siempre sus padres o tutores, no los jardineros.

    Responder

Deja un comentario