viernes, 22 octubre, 2021

desde 1990

Un machista preside el Cabildo de Gran Canaria

Comparte esto:

«A mí no me suda la calva, me brilla. Pero a usted le suda el bigote». El presidente del Cabildo de Gran CanariaAntonio Morales, respondió con esta polémica alusión y señalando con el dedo a la consejera en la oposición del Partido Popular (PP) Aurora del Rosario. El pleno de este viernes había transcurrido con cierta tranquilidad, cuando Del Rosario hizo alusión a los tics nerviosos de Morales en un debate sobre un asunto judicializado que implica al presidente insular.

Las palabras de Antonio Morales no pasaron desapercibidas en el edificio de Bravo Murillo. Incluso, dentro de compañeros del grupo de gobierno, que reconocían en corrillos que el presidente había tenido una salida de tono, cayendo en las provocaciones de la consejera. Y, sobre todo, las críticas llegaban entre consejeros de la oposición. El portavoz del PP, Carlos Esther, acusó a Antonio Morales de tener «un discurso machista» y de que sus declaraciones reflejan su «verdadero carácter».

La disputa viene precedida por una pregunta formulada por la consejera en la oposición, tras una cuestión parecida de Fernando Bañolas (Coalición Canaria), en la que le solicitaba información sobre las acciones realizadas tras recibir cuatro autos judiciales en los que se le insta directamente al presidente Antonio Morales a que nombre un secretario entre los tres aspirantes que se presentaron a un proceso de selección, ya que la actual se encuentra en funciones.

La consejera popular inició su alegato justificando que «como las mentiras tienen las patas cortas… y el lenguaje no verbal es tan explícito, que la calva suda, se pican los ojos (sonrisa de él)».

Y ahí se desató el pleito, porque Morales saltó al trapo.»El lenguaje no verbal. A ver. A mí no me suda la calva, me brilla. (murmullos). Me la trato bien. Pero a usted le suda el bigote (murmullos). Debe ser que está nerviosa (apuntando con el bolígrafo). Ohhh, no. A mí me suda la calva y a ella no le suda el bigote (haciendo el gesto). Vamos, está bien, porque eso sería machismo (de forma irónica). Claro. efectivamente. (Se ríe). Es machismo que le sude el bigote. A mí me no me suda la calva, me brilla. Pero a usted le veo ciertas gotitas en el bigote (haciendo el gesto). ¿Nos puede sudar una parte del cuerpo a unos y a otras no? (voces). Ahh. Vale».

Aurora del Rosario retomó el momento ácido, tras la respuesta formal al tema de debate. «Señor presidente: se retracta usted de lo que me acaba de decir». A lo que Morales le responde: «¿De qué?». En este tenso debate, la consejera sigue con su alocución: «Sé que usted menosprecia a la mujer. Tiene usted un punto misógino que se ha podido evidenciar en este tiempo. Pero a mí eso a mí no me importa. Usted no me manda a callar por mujer. Porque ser mujer es parte de mi persona. El problema es que usted ofende y menosprecia, y si puede se lleva por delante a cualquiera. No por ser mujer, sino porque pienso diferente a usted. No le gusta que nadie le levante el tono, y menos que nadie de una mujer. Si no se retracta se retrata. Y ya se vio cuando me retiró el crucifijo en la toma de posesión… No siga usted cagándola, señor Morales».

Morales insiste sobre este «canto a la mujer ofendida». Y añade: «Perdone. De la misma que a mí me suda hoy la calva, a usted le suda la nariz, las mejillas o el bigote, los labios, el cuello, las manos o los pies».

En ese momento, y en medio de una fuerte crispasión en la sala, Antonio Morales levantó el pleno para un receso, como suele ser habitual por su excesiva duración.

La Provincia-Dlp

La intervención machista del presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales (Nueva Canarias)

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario