jueves, 23 septiembre, 2021

desde 1990

“NO QUEREMOS SU ENERGÍA”…

Comparte esto:

Hay quienes sueñan que, desplazando al Gobierno “florero” de Canarias, con sus pactos, o al del Cabildo de Gran Canaria como más destacado últimamente; van a remontar al otro caciquismo con nombre canario. Ese que dominó antes que el actual, pero teledirigido primero desde el sur de Tenerife y después desde los centros de poder de España y Europa.

De nacionalistas burgueses y liberales, hasta conservadores y extremistas, ambos con bisagras y momentos también de primer plano de la socialdemocracia. Dicho así, a modo de ser y manera: claro que hablo de Coalición Canaria, Partido Popular y Psoe.

No hablo de las personas/que honestas y deshonestas/ las hay en ambos bandos. Hablo de formas de entender “la política” que en definitiva hablan de mercados y sistemas económicos, la razón del mercader.

No pueden, ni deben, ni queremos que vuelvan.  Lo malo es que el refranero tuvo su encaje con aquello del “malo conocido, bueno por conocer” refrán del todo oscurantista, pero para entender esta pinza, bien viene el mentarlo, porque los nuevos y los que pudieron.  No hablo de los más ocultos que también, se las traen esta administración: por supuesto es eso de Nueva Canaria (que tampoco es tan nueva) o de Podemos (que si los dejamos nos dejan a todos pudiendo sobrevivir).

“No van a volver y estamos forjando una nueva alternativa para “Salvar Canarias”

A mala sangre: “la vida tenía un precio”:

Somos los restos y sus “descabalgados”; que son muchos:  “los que les van a desbancar de todo su entramado manipulador”. Y se necesitan gestores capaces y consecuentes.

Somos los que vamos de frente y no por la espalda, tratando de manipular, que ya estamos curtidos de tanto miserable.

Apoyando y dejándolo todo por la causa que nos une, que no es ni más ni menos que la lucha por un nuevo modelo, bueno al menos un modelo, ya no hablo de eso y que de “desarrollo”, hablo de un modelo de gestión en el que claro está, la batalla por lograr ese “plan”, donde un modelo definido, trabajado y lo mejor consensuado posible nos permita avanzar en cuotas de mejora, felicidad y solidaridad. 

La batalla más importante de la historia contemporánea de Canarias “la tenemos que ganar”, no nos van a dividir porque vamos de frente y sabedores de lo que están vendiendo.

Venimos de una terrible tradición histórica de “unos a medias aguas”, otros de ramplones y otros de bufones… eso sí, cobran por debajo del precio de liquidación – los siervos de la gleba y su ignominia manifiesta. “Juntos pero no revueltos vamos a tener que ir a por todas”.

No dejaremos que destruyan el barranco de Arguineguín, pero tampoco vamos a destruir a las personas que creen que eso es lo mejor. Esos modelos no nos han servido nunca, ni nos van a servir.

No vamos a quedarnos a medias aguas con que lo único que hay es el maravilloso barranco de Arguineguín, sabemos que la especulación es extensiva y parte del modelo actual, que los gestores políticos electos, permiten a las compañías que especulen sobre ello; y no es para menos. Si hemos aceptado el libre mercado hasta en la vida que es “lo energético”. Pues obrar en consecuencia es lo siguiente y reclamarle al poder político lo que nos pertenece. Las grandes empresas energéticas que viene desde el origen con los Rockefeller y sus “petroleras”, hacen su trabajo, y para eso apuntalan al sistema de “los mercados y los mercaderes”. Pero es que eso es lo que hemos tolerado votando a quienes esto nos han propuesto.

Sí, no vamos a permitir que destruyan el barranco de Arguineguín, pero tampoco que construyan “trenes absurdos”, que construyan en lugares fantásticos como “la tejita” o que se llene Fuerteventura de aspas de molinos. Pero tampoco que nos conviertan en islas cárceles de refugio de inmigrantes del continente, ni de que los mares estén esquilmados y contaminados y con tantos vertidos “que nadie lleva las cuentas”, ni tampoco que pongan un radiotelescopio en los altos de Tamadaba o que no les rente en Temisas.

No vamos a permitir que “se acabe nuestra industria sin humo” (es un decir) del turismo: porque ahora resulta que el que nos ha permitido vivir de sus migajas (otros hicieron buena caja), el de sol y playa: lo despreciamos y vamos a “tajar” por un supuesto turismo de calidad. ¿Ha saber que es eso?  o que cambien de cargos públicos ahora que se cae el gobierno, “que ahora todos somos verdes como el carbón”, el de allá y el de las “flores” de pascua, o mejor, crisantemos; más adecuados para un funeral.  y es que los tenemos que enterrar (es una figura que significa al gobierno no a las personas, cuya vida dios guarde muchos años).  

Y es que no han de volver jamás. Ni en poltronas ni con sus aberraciones, ni su soberbia ni sus malos modos…  vamos ganando la batalla, y saben que ganaremos la guerra. Por eso hay quien se empeña en el ataque personal que desluce lo real, y tapa el espejo pensando que no tiene memoria, y lo real nos guste o no; es un sistema injusto que “por ahora” no podemos cambiar. Pero si no iniciamos el cambio, ¿dónde amasamos el pan?

Y no digo yo, jamás lo haría, que “quien mal se portare, nombrar, reclamar y acusar con nombre, cargo, DNI y otras señales” y que se determine por justicia su grado de implicación.  Pero machacar no toca.

Nos guste más o nos guste menos, el propio sistema, la propia inercia, con múltiples factores concomitantes hace que, aparezcan mecenas de mercenarios, unos a sueldo y otros por inercia. Y otros, con el cargo de la razón que creen, añadida a que cada uno tiene su credo.

Somos “las guerreras y los guerreros de los alisios”; sabemos que, existen clases sociales con respecto a los medios de producción de riqueza y su propiedad. Por eso la industria energética tendremos que aprender a nacionalizar. Sabemos, lo vivimos en propia carne, que la cantinela del “todo suma”, en realidad resta; porque estamos sujetos a condiciones de producción, y no son las empresas las que la crean las riquezas, ellas son los medios; la riqueza en “cuantió” económicos la produce el trabajador. A sabiendas, o a “la gallinita ciega” que: con el trabajo bien hecho, sólo el buey siente alegría, que el hombre además de eso sabe lo que es plusvalía.

Y si, somos los “activistas que forjamos alternativa” y otros muchos compañeros capaces de estar como uno más y no tratando de conducir lo que no saben ni digerir.

A por la conquista de la soberanía, de ser o al menos tener la capacidad de proyectar. De saber que Canarias es un paraíso de recursos y que por ello se ha fomentado a los “mal pagaos” y cobardes también que conste (se refleja en su envidia y su deslealtad manifiesta): “la mala sangre”…  va por ustedes.

Se trata, ante todo, que no se especule con lo ajeno, que al fin y al cabo es lo nuestro, pero ni cuenta nos damos “porque semos los mejores; bueno y qué”. Y creen que la energía les pertenece, que nos gusta, y no la queremos.

Yo te quito para ponerlos yo, y tiro porque me toca, se frotan las manos los partidos oponentes a los actuales, y sus topillos a la caza cual descuidero.

Tenemos que aprender a bailar y a ganar “la última danza de guerra” …

De ti depende, tu eliges.

Ramón Francisco González Hernández, de la corriente GANA (Grupo Activo por una Nueva Alternativa)

Florentino López Castro

Florentino López Castro

1 comentario en «“NO QUEREMOS SU ENERGÍA”…»

  1. Acabo de leer una encuesta en el Granmaactualidad el boletin de NC(como lo llamo Cuqui) del catedra,sobre que opinan los ciudadanos de Telde,sobre la gestion del alcalde anterior Hector Suarez que como todos sabemos paso sin pena ni gloria,pues debo decir que no me creo absolutamente nada de esa encuesta,pero absolutamente nada…..es mas los niveles de manipulacion del catedra son galacticos……me pregunto en manos de que sujetos esta la informacion en Telde…lo peor es que siempre hay palmeros a los que les da igual que los manipulen si no que ademas entronizan a los manipuladores,nauseabundo.

    Responder

Deja un comentario