sábado, 25 septiembre, 2021

desde 1990

LA CARTA DEL DIRECTOR: “Esto es la hostia, pero da igual”

Comparte esto:

En las calles de Telde, en plena jungla de asfalto y hormigón, dos hombres se mantienen firme luchando contra su destino. Santiago León y José Antonio Brito, dos parados que reivindican un trabajo digno, acampados en la plaza de San Juan hace más de un mes. Sufriendo la insensibilidad profunda, egoísmo y falta de consciencia que emana de los flamantes despachos de un Ayuntamiento que nunca tuvieron tan cerca y sintieron tan lejos como ahora, pasan los días. No darán ni un paso atrás.

Para ellos no huele a victoria, pero da igual, no hay nada que perder, aprendieron a luchar en Jinámar y El Caracol. Están dando una lección de valentía y tesón ante su delicada y muy olvidada situación. Quien no tiene nada, solo orgullo y sudor, no necesita más para ganar.

El campamento es un grano en el idílico cristal artificial de los políticos de Telde. Situado en el corazón administrativo, refleja la verdadera decadencia de la ciudad. Entre la desolación, sufren mentiras cruzadas que infectan opinión de aquellos que en el culmen de la inmoralidad e indignidad, son capaces de tacharlos de “politizados”. En San Juan, a pesar de falsos mesías que llegaron a Telde el pasado mes de mayo, hay dos parados que sí saben estar. En un futuro cercano la historia lo reconocerá.

Esto es la hostia pero a los dirigentes les da igual, aunque siempre queda llorar. Pretenden que, hagas lo que hagas, tengas poco que hacer. Nada es perfecto, todo debe cambiar, es muy duro el camino para alcanzar un derecho Constitucional como el trabajo, pero que no olvide el pueblo, que la abundancia de los políticos solo es posible a costa de los demás. Sufrimos la muerte lenta y la sinrazón de todo aquello que tiene verdadero valor.

En los políticos creían Santiago León y José Antonio y en la iglesia también, en promesas electorales, servicios sociales y hasta en la buena fe… Todos han fallado.  Pero continuarán en la lucha, incluso, retomando una huelga de hambre que habían abandonado hace escasos días por prescripción médica. Todos aquellos que se declararon vencidos podrían haber ganado de haberse mantenido. El final está más cerca de lo que parece. Nunca es más negra la noche que cuando amanece. Generalmente el luchador que se ha retirado lamenta aquel triunfo que pudo haber alcanzado.

Florentino López Castro, director de ONDA GUANCHE

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario