viernes, 3 diciembre, 2021

desde 1990

El Ayuntamiento de Telde echa a una letrada seis meses ausente de su trabajo

Comparte esto:

La empleada debió reincorporarse de una baja en julio de 2018, pero no apareció más. Desde octubre se le bloqueó la nómina. Entretanto, opositó a plazas en otras administraciones públicas.

El Ayuntamiento de Telde acaba de despedir a una trabajadora municipal que ha estado ausente seis meses de su puesto de trabajo, según informó este lunes el edil de Recursos Humanos, Agustín Arencibia. Es abogada y formaba parte de la plantilla municipal desde el mandato 2003-2007. Tras una larga baja laboral, tenía que haberse reincorporado a su puesto de trabajo el 21 de julio de 2018, pero no apareció más. El concejal firmó el decreto de su despido el viernes 8 de febrero. ¿El motivo? «Falta muy grave de abandono del servicio». Y se le insta al reintegro de las nóminas que percibió de más, que fueron dos. Entretanto, entre uno y otro periodo esta trabajadora opositó a varias plazas que se convocaron en otras administraciones públicas de las islas. Consta en los listados de al menos dos convocatorias oficiales.

Explica Arencibia que el despido ha sido disciplinario, algo insólito, por otra parte, en la administración local de Telde. Sin ir más lejos, algunas fuentes apuntaban este lunes que en la historia de la democracia en el consistorio solo hubo otros dos casos por causa disciplinaria, y los dos afectaron, por cierto, a policías locales.

Esta letrada formaba parte de la plantilla como personal laboral indefinido no fijo. Según informa Arencibia, tras una baja muy prolongada, a finales de mayo de 2018 presenta el alta, pero solicita cumplir las vacaciones, asuntos propios y otros que tenía pendientes. Sumándolos todos tendría que haber vuelto a su despacho en el Ayuntamiento el 21 de julio de 2018. Pero no lo hizo. Ni al día siguiente. Ni en agosto. Ni en septiembre.

En octubre el departamento de Personal intenta contactar con ella de múltiples formas, todas infructuosas. Se le llama en reiteradas ocasiones, se le remiten correos electrónicos y hasta se envía a policías locales a su domicilio. Nada de eso sirvió. Así las cosas, Recursos Humanos opta a finales de octubre por suspenderle el abono de la nómina e inicia la tramitación de un expediente disciplinario.

Apenas unos días después, también en octubre, aporta un informe médico particular para justificar su ausencia, pero no paraliza el expediente abierto pues ni lo emite un profesional del Servicio Canario de Salud ni es un parte de baja. Y ya en enero pasado esta trabajadora optó por solicitar su baja voluntaria al tiempo que ingresó en una cuenta municipal las dos nóminas que cobró sin haber acudido a su puesto de trabajo, que fueron las de agosto y septiembre.

Ha intentado llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento y evitar el despido disciplinario, pero Arencibia, que se hace eco del parecer de los jurídicos de su departamento, subraya que con el expediente abierto no puede acogerse a una baja voluntaria.

Canarias7

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario