«Al señor Araña, Cónsul Honorífico de Chile»

Comparte esto:

Hace unos días, hice pública en este mismo medio, mi opinión sobre la utilización en una fiesta nacional de Chile, ofrecida en esta ciudad de Telde, donde se permitió el ondear y la exhibición en camisetas, de una bandera creada por un terrorista y que representa a un grupo terrorista como lo es el MPAIAC.

El consulado de Chile, con su presencia me ofendió a mi, lo mismo que a muchos grancanarios, que recordamos como bajo esa bandera, han caído asesinadas, directa o indirectamente, casi 600 personas. https://ondaguanche.com/otro-imbecil-que-viene-de-fuera/#.W7eWKmhKjIU

Remití ese mismo día, un e.mail al Consulado General de Chile en España, pidiéndole explicaciones o disculpas, por participar en su fiesta nacional, ondeando la bandera del MPAIAC.

El Cónsul General de Chile, D. Antonio Pena Mundnich, me ha respondido, pidiendo disculpas, pues no fue conocedor de la imagen dada por esa bandera. Además, de  que en cuanto le comunicaron dicha presencia, ordenó retirar la misma. Y posteriormente, ordenó retirar las imágenes del festejo, donde apareciera dicha bandera.

Que no fue intención de dicho Consulado ofender a nadie. Por supuesto que por mi parte y por parte de quienes se vieron ofendidos, entendemos perfectamente que el Cónsul General, no estaba obligado a conocer dicha bandera. Y aceptamos sus disculpas.

Ahora bien, de quien exigimos y esperamos disculpas personales y públicas, es del Cónsul Honorario de Chile en la isla. Que siendo de aquí, “SÍ”, es conocedor de lo que significa la bandera del MPAIAC y pudo, en dicho lugar, exigir la retirada de la misma y no lo hizo.

Sí, Señor Araña, es usted quien debe pedir disculpas y lo tiene muy fácil, conociendo a todos los medios de la isla, como los conoce. Convoca una rueda de prensa y pide disculpas, públicas, pues públicas fueron las imágenes en las que aparece usted, acompañado de esa bandera creada por un terrorista y manchada de sangre inocente.

Y se lo digo por este mismo medio, debido a que no tengo el gusto o el placer, de conocer su correo electrónico. Lo dicho, quedamos a la espera de sus disculpas públicas, todos los que nos hemos sentido ofendido y además sufrido los daños físicos, de la susodicha bandera.

Doramas

Florentino López Castro

Florentino López Castro

Deja un comentario