martes, 28 septiembre, 2021

desde 1990

LORENA NAVARRO MANZANO: “APOSTANDO POR EL CAMBIO REAL”

Comparte esto:

La verdad, a ser sincera, tras la lectura del artículo: “Si queremos cambiar, empecemos por hacerlo distinto. Presidencias bicéfalas 2030”, de Mar Mas, existen diferentes aspectos que me han llamado muchísimo la atención, y es que, tal y como se aprecia en el mismo, uno de los aspectos básicos es que todo está tan conectado, que debemos trabajar en red para poder solventar las desigualdades, no sólo a nivel deportivo, sino en todos los ámbitos sociales.

Este artículo muestra la situación de patriarcado que se sigue viviendo en el mundo del deporte, tras más de veinte años de lucha, continúa la clara ausencia de la figura femenina en los niveles de presidencia, y por lo tanto la inexistencia de las aportaciones femeninas, enmudeciendo su implicación, sus deseos y necesidades…

Que la gestión deportiva no sea mixta, personalmente la entiendo como la mayor de las desigualdades, tanto a nivel económico, como social, cultural, etc… ya que hablamos de la raíz de todo proceso en donde la figura femenina, carece de representación.

Me cuestiono cuáles son los intereses tal vez políticos, económicos o sociales que no nos impulsan hacia el cambio, qué beneficios existen para continuar perpetuando dicha desigualdad.

La labor a través de los poderes públicos, es fundamental, es necesario que se potencie una igualdad de género real, en todos los aspectos, además del ámbito deportivo. Promover y facilitar la formación e involucración de la mujer en aquellos ámbitos de gestión deportiva, donde la figura femenina, pueda expresarse de manera libre y promover el deporte femenino, en igualdad.

Los poderes públicos, deben realizar su aportación, evitando contratos abusivos, donde se establezcan sueldos igualitarios sin distinción de sexo.

Eliminar cláusulas abusivas donde se especifican aspectos vinculados a la maternidad.

Exigir una mayor visibilidad de la mujer en el ámbito deportivo, con el uso de los medios de comunicación, dedicando el mismo tiempo y valor al deporte masculino como al femenino.

Denunciar y exigir igualdad de convenios, tal y como debe ser en cualquier ámbito laboral, no sólo a nivel deportivo.

Los poderes públicos deben asumir su responsabilidad y potenciar la igualdad, beneficiando a todos los ciudadanos y potenciándose como país ejemplarizante. Mostrando al mundo los beneficios en todos los ámbitos y aspectos: educativo, salud, turismo (el deporte es turismo), industria…

La paridad en cualquier ámbito, además del deportivo, creo que es una especie de red, todas estas gestiones darían paso a una mayor visualización e igualdad, por lo que aumentarían los patrocinadores y la posibilidad de muchas mujeres de llegar cada vez más lejos, en el mundo del deporte.

Y si la labor de los poderes públicos es fundamental, no es menos importante la de cada ciudadano, educando en valores igualitarios. Tanto las familias como la escuela, poseen un papel esencial en el avance hacia la igualdad. Podemos aportar nuestro granito de arena, potenciando el deporte de manera indiscriminada, incentivando al niño o a la niña a cualquier actividad deportiva, independientemente de si socialmente es un ejercicio relacionado con las chicas o con los chicos, como puede ser: el ballet, el fútbol, la natación sincronizada…

Fomentar el deporte independientemente del sexo, es salud.

Trabajar la igualdad en todos los aspectos desde la escuela y desde casa, nos ayudará a romper con las desigualdades.

Tal y como especifica el artículo, creo que es un reto difícil, pero no imposible.

Lorena Navarro Manzano, vecina de Telde y Maestra de Educación Especial, Infantil y Educación de Adultos

TRABAJOS DE PODA EN DIFERENTES BARRIOS DE TELDE

Comparte esto:

La Concejalía de Parques y Jardines, dirigida por el edil Álvaro Monzón, a través de la empresa concesionaria, ha iniciado recientemente los trabajos de mantenimiento y poda en la urbanización de La Vega, unas tareas que está previsto que concluyan en los próximos días.

El responsable del área indica que “concluidos los trabajos de poda en el barrio de La Herradura y La Majadilla, los operarios se ocupan ahora de la arboleda de este residencial en la que, siguiendo la planificación anual prevista, abarcamos la mayoría de los árboles incluidos en los inventarios”.

Asimismo, Monzón explica que “desde el área que dirijo tratamos de atender todas las peticiones de la ciudadanía y de la masa arbórea de cada barrio, tratando de llevar a cabo la programación establecida. Una vez se finalicen las tareas en esta zona los trabajadores comenzarán en La Hoyeta”.

Por otro lado, los podadores de palmeras canarias continúan sus labores de poda en el parque Jaime O`shanahan -más conocido como el parque de las Mil Palmeras-. 

Desde la Concejalía se solicita, como es habitual, la colaboración de la ciudadanía para que, durante el periodo que dure los trabajos, los operarios puedan realizar las labores con las máximas garantías de seguridad y eficacia.

El edil indica que “es fundamental respetar las señales que avisan de que se están desarrollando tareas de mantenimiento y no estacionar los vehículos debajo de los árboles”. Por último, Monzón concluye pidiendo disculpas de antemano por los inconvenientes que se puedan causar. 

3

Image 1 De 3

LA CARTA DEL DIRECTOR: “TELDE, O EL DÍA DE LA MARMOTA”

Comparte esto:

El ‘gatopardismo’ o lo ’lampedusiano’ es, en ciencias políticas, el “cambiar todo para que nada cambie”, paradoja expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957). La cita original expresa la siguiente contradicción aparente: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

En Telde, cambian los gobiernos y los dirigentes, pero todo sigue igual: mal. Tal vez algún concienzudo estudio sociológico sobre el espécimen teldense nos arrojaría luz sobre por qué somos así. Este ‘rara avis’ tan identitario que compone nuestra idiosincrasia natural de quejarnos por todo, todo el tiempo, no soportar el éxito de nuestro adversario y meter el codo para pasar. No es normal. Aquí nadie lo hace bien, desde Paco Santiago hasta Héctor Suárez pasando por Paco Valido, Paco Santana, Mari Carmen Castellano y Carmen Hernández. Desquiciante, agotador…

Es llamativo como pasan los años con sus diferentes etapas pero la ciudad parece atrapada en el tiempo. Los mensajes, reivindicaciones y críticas son los mismos, incluso sus protagonistas, solo que más viejos y decadentes. Hay una película muy apropiada para ejemplarizar todo esto que en España se tituló ‘Atrapado en el tiempo’ y en hispanoamérica ‘El día de la marmota’ que se ha convertido en una expresión común para aludir a la repetición diaria de mismos comportamientos y situaciones. En la misma, Phil (Bill Murray) es el hombre del tiempo de una televisión local; un tipo egocéntrico y sarcástico. El día 2 de febrero acude a cubrir, junto a la productora Rita (Andie MacDowell) y un cámara, una fiesta local en Punxsutawney: el Día de la Marmota, en que el despertar de una marmota hibernada señala el final del invierno o su prolongación por seis semanas. Acabada la tarea, una terrible ventisca les retiene en el pueblo. Al día siguiente, Phil descubre con estupor que continúa siendo 2 de febrero y que los acontecimientos que ya ha vivido se repiten. Sólo él es consciente de este extraño fenómeno, por el que todos sus días resultan ser el mismo: el Día de la Marmota.

Lo preocupante es que el mensaje en Telde se repite porque vende y viceversa. Houston tenemos un problema. Hay que salir más de Telde, visitar otros municipios, otras islas, otras regiones, comunidades autónomas de España y si se puede, conocer algún país del extranjero. La vida no acaba en la plaza de San Juan. Es bueno para la salud mental relacionarse con personas diferentes de otros ámbitos que nos oxigenen de ‘frikis’ y ‘frikadas’ y ver con claridad sin la intensa carga de infoxicación a la que estamos sometidos.

Para los que se han olvidado, seguimos en Pandemia, la peor de los últimos cien años. Un momento de crisis es un momento de duda donde el consenso se rompe, el vínculo de confianza se debilita y los miedos se intensifican. En tiempos de crisis, la gente incluso sospecha del cambio. La vida en alerta es una mezcla inestable de inquietud, dolor y curiosidad. Los que tengan cierta proyección social de cualquier índole en Telde, por favor, recapaciten. No todo vale todo el tiempo.

Florentino López Castro, posee estudios de periodismo por la Universidad Internacional Isabel I de Castilla y es director de ONDA GUANCHE

UN ANTIGUO ALJIBE COMO ‘HOGAR’ EN JINÁMAR (TELDE)

Comparte esto:

En un espacio de menos de cuatro metros cuadrados guardan Carmelo y Guacimara Saavedra, padre e hija, todas sus posesiones materiales. Tras una puerta de metal pintada de verde, uno se encuentra con dos pequeñas camas de colchones finos, con mantas de colores; una cuerda para tender la ropa que cruza toda la habitación, en donde cuelgan pantalones y camisetas recién lavadas en una pequeña lavadora que se encuentra en mitad de todo; en la esquina un plato de ducha, con una cortina de plástico y a su lado el fregadero y una cocina de gas. También cuentan con un váter incrustado en una de las paredes, al lado de una de las camas, sin la intimidad que merece un baño. Todos los habitáculos que deberían componer una vivienda conviven alborotados en este pequeño cuarto, que (por impresionante que pueda parecer) era antes un aljibe.

Las humedades concentradas en el techo, la falta de ventilación (pues solo poseen una ventana, que da al local de un vecino y no a la calle) y, sobre todo, la falta de espacio, angustia a esta pequeña familia, que no tiene otra que conformarse con lo poco que tiene. “Pero así no podemos continuar”, como bien dice Guacimara, que casi cumple un año viviendo en estas condiciones. Su padre, por otra parte, está a punto de cumplir los tres años. Este antiguo depósito de agua, situado en los bajos de un bloque de viviendas en Jinámar, fue reformado hace mucho tiempo y utilizado como almacén por uno de los hijos de Carmelo, pero jamás pensarían que tendrían que usarlo como hogar. Y, sin embargo, así ha sido.

“Vivíamos en un piso cerca de aquí, con mi madre y mis dos hijos”, contextualiza la mujer, que aclara que no había una buena relación entre ellos. “Ella no estaba bien, siempre estaba peleándose con todos; creaba muy mal ambiente en casa, hacía cosas que los niños no tendrían que ver”, asevera sin querer entrar en mucho detalle. “Finalmente echó a mi padre de mi casa y yo un poco después decidí irme porque no podía seguir aguantando aquello; me humillaba, me insultaba y me recriminaba todo el tiempo que era mala madre”, explica. La situación acabó siendo insostenible, por eso tanto Carmelo como Guacimara se marcharon para buscar una mejor calidad de vida en otra parte, pero sus circunstancias seguían siendo muy duras. Sin dinero, trabajo, ni más familia.

Para añadir más complicaciones a la ecuación, Carmelo sufre un cáncer de próstata entre otras afecciones y dolencias, que le dificultan en gran medida realizar su vida diaria. Necesita la ayuda de su hija para lavarse, lo que es complicado porque el espacio no permite mucho margen de actuación, al estar el plato de la ducha en una pequeña esquina, encajonada entre el fregadero y el váter. Este no sirve, porque no poseen las instalaciones necesarias para conectarlo a la red de saneamiento y no tienen más remedio que realizar sus necesidades en bolsas de plástico y después tirarlas en los contenedores de fuera. Como pueden mantienen limpio el entorno, aunque con pocos muebles ya ocupan todo el habitáculo y es complicado.

“Todo lo que tenemos son donaciones de vecinos y conocidos, y el resto lo hemos encontrado en la calle”, admite Saavedra decepcionado, aunque agradece la ayuda recibida, especialmente del vecino que posee un local anexo y permite que conecten la electricidad y el agua para realizar sus tareas diarias, como la colada; la comida o fregar. “Tenemos que ayudarnos en todo lo que podemos”, añade Guacimara, que confiesa que esta situación les está desbordando. “Esto no es sano, lo estamos pasando muy mal”, asevera, agregando que lo que peor llevan son los ruidos externos. “Al estar a pie de calle escuchamos todo lo que pasa fuera”, explica, sobre todo en estas últimas semanas que se han iniciado las obras de rehabilitación del décimo bloque de edificios de la calle Manuel Alemán Álamo. “Estamos justo debajo, así que nos entra polvo también”, sostiene. Por otro lado, Carmelo recuerda las noches de antes de la pandemia. “Cuando no había toque de queda era horrible, la gente trasnochaba y montaban muchos escándalos”, explica. Al final se sentía incluso inseguro.

La manera de cambiar su situación no la tienen nada clara. Guacimara explica que ha asistido en numerosas ocasiones a los Servicios Sociales y que en el departamento conocen su caso e incluso han visto las condiciones en las que viven. “Lo que me mata es no estar al lado de mis hijos, porque evidentemente no pueden estar conmigo; lo que me alivia es que sé que están a salvo, pero quiero una vivienda donde podamos estar todos juntos”, añade con sentimiento, pues su pequeño de 12 años reside con su padre y su hija, que ya tiene 15, se encuentra con sus profesores de violín, de un programa de música para niños vulnerables. “Sé que están bien, pero quiero estar con ellos”, reitera. Los ingresos que tienen son mínimos. A Guacimara se le acabó el paro hace tres meses y Carmelo recibe una ayuda de 500 euros mensuales, pero que se acaban reduciendo a 150 por las deudas acumuladas. “En dos años terminaré de pagar todo lo que debo y si mi hija consigue algo más podríamos mudarnos a un piso”, explica esperanzado.

Mientras tanto, el Partido Socialista en Telde les echa una mano. Tras conocer su caso por medio de una notificación del área de Presidencia del Gobierno de Canarias, que tuvieron constancia del hecho por las múltiples llamadas de Guacimara a la institución en los últimos años, se han puesto manos a la obra para ayudar en todo lo posible a la familia. Por el momento, están ayudando con los trámites médicos, ya que además de Carmelo, también su hija tiene problemas de salud. Por otro lado, la portavoz del grupo, Soledad Hernández, asevera que pondrá una instancia por vía telemática al Ayuntamiento de Telde para que pongan en marcha un dispositivo de emergencia para ayudar a esta familia a salir, por fin, de este antiguo aljibe.

La Provincia-Dlp / Judith Pulido

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN TELDE IMPARTE UN TALLER ONLINE SOBRE CERTIFICADOS DIGITALES PARA PERSONAS JURÍDICAS

Comparte esto:

El Ayuntamiento de Telde, a través de la Concejalía de Participación Ciudadana que dirige Auri Saavedra, ofrece este lunes 29 de marzo una nueva edición del taller online ‘Certificado digital de persona jurídica’, dirigido a los representantes y miembros de las asociaciones y colectivos del municipio.

Auri Saavedra destaca la amplia demanda que tienen estas acciones formativas con las que el Ayuntamiento contribuye a la capacitación de las personas representantes de colectivos, así como la población en general, para la gestión de trámites administrativos electrónicos, algo que se ha hecho aún más vital en tiempos de pandemia.

El taller se realizará de manera online el lunes 29 de marzo, de 18.00 horas a 20.00 horas, y es necesaria la inscripción previa a través del teléfono 630 111 004.

PARTICIPACION

Image 1 De 1