San Gregorio y Melenara celebran la Feria de Abril

Comparte esto:

El municipio de Telde celebra hoy dos Ferias de Abril, una en Melenara y otra en San Gregorio, que harán que el municipio conozca más a fondo las tradiciones de Andalucía. La Feria de Abril de San Gregorio va más allá de actos festivos y de restauración, ya que se diferenciará del de Melenara en que habrá un acto de hermanamiento entre el barrio de San Gregorio y Andalucía.

Francisco Artiles: «Los concejales no deberían cobrar un sueldo del ayuntamiento»

Comparte esto:

En varias entregas voy a dejar por aquí como documento histórico de información y manual de consulta, pinceladas en audio y vídeos, realizado por el compañero, Agustín Cabrera, de algunos momentos de la brillante trayectoria socio política del histórico popular, Francisco Artiles Betancor, ex concejal de Deportes, Festejos, Tráfico y Playas en el mandato del año 87 y concejal de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en el gobierno de 1991, (el cuatripartito, un pacto que tiene todos los visos de repetirse el próximo 24M, pero sin el PP). 

En esas dos etapas, Paco Artiles realizó una trayectoria política brillante, sin tener sueldo como concejal, solo cobraba unas 10.000 pesetas al mes en concepto de asistencia a comisiones informativas y plenos, porque siempre defendió la política como un servicio público vocacional y sigue insistiendo en que «los concejales no tienen porqué cobrar un sueldo del ayuntamiento».

Francisco Artiles Betancor nace en la ciudad de Telde, el 6 de diciembre de 1939, en el seno de una acomodada familia del barrio de San Juan. Sus estudios primarios los realiza en nuestra ciudad en las diferentes escuelas de Doña Carmen Castro (La Montañeta), Doña Josefina Cáceres (C/ Calvo Sotelo o Julián Torón), Don José Cabezas (Arauz) y Don Antonio Cruz Quintana (C/ Licenciado Calderín).

Superada la prueba de ingreso, pasa a cursar el Bachillerato en el Colegio de los Jesuitas y Claretianos de Las Palmas de Gran Canaria, desarrollando la selectividad en la Universidad de La Laguna (Tenerife).

Cursa sus estudios universitarios de Farmacia, en la facultad de la Universidad de Santiago de Compostela, donde se licencia, para posteriormente realizar los propios de Óptica.

Después de realizar el obligado servicio militar, con la graduación de Alférez de Complemento de Milicias Universitarias, se dedica durante un tiempo a la docencia como Profesor de Física y Química en el Colegio San Gregorio (Telde) y también en el Colegio Jaime Balmes (Tafira-Las Palmas GC).

Casado con Doña Gloria García Santana, es padre de tres excelentes jóvenes, dos de los cuales se han Licenciado en Farmacia y la más pequeña de sus hijas estudió de Óptica.

En su vida dentro de la política, ha sido elegido como concejal del ayuntamiento de Telde durante un período de 17 años, durante el cual desempeñó los cargos de alcalde accidental, primer teniente de alcalde, concejal delegado de Deportes, Playas, Festejos y Tráfico, así como, Concejal Delegado de Bienestar Social, Sanidad y Consumo. Ha sido presidente del comité local del PP y portavoz municipal del grupo político en el ayuntamiento de Telde.

La vida en el deporte, le ha llevado a desempeñar cargos como: vicepresidente del U.D. Telde Club de Fútbol, presidente del Club de Ciclistas Faycán de Telde y, presidente y vicepresidente de la Federación Provincial de Ciclismo.

En la vida profesional, ha ostentado los siguientes cargos: vocal de Óptica del C.O. Farmacéuticos, vocal de Ortopedia del Colegio Oficial de Farmacéuticos, miembro de la Junta de CO.FAR.CA.

En la trayectoria social, ha desempeñado los cargos de presidente y vicepresidente de la Sociedad de Instrucción y Recreo “El Casino La Unión”, presidente de la Comunidad de Aguas “El Cabezote”, presidente del Club de Leones de Telde, y vicepresidente de la Cruz Roja de Telde.

Por el desempeño de sus diversas actividades y gestiones, ha sido distinguido con: Socio de Honor de la Sociedad de Instrucción y Recreo “El Casino La Unión” (50 años de socio), Insignia de Oro de CO.FAR.C.A. (40 años de socio), Insignia de Oro de la Asociación Antiguos Alumnos de la Facultad de Farmacia de Santiago de Compostela y ha sido pregonero de las Fiestas de San Gregorio 2006, en nuestra ciudad.

Paco Artiles es por encima de todo una gran persona de una talla humana increíble. Tiene entre sus valores la virtuosa sencillez, la honestidad, la honradez, la amabilidad, la cordialidad, en simbiosis con una particular socarronería y humor canario.

Conocí a Paco Artiles en la década de los años 70, era un alumno aventajado del gran maestro y veterano político, Alejandro Castro Jiménez. Como notario de la actualidad de Telde he seguido, vivido y divulgado su trayectoria política y social. Y esta última década en la que he vivido y trabajado en la península hemos mantenido nuestra amistad cordial a través del teléfono. De hecho, me cabe el honor de haber sido el que le informó de su reconocimiento institucional con la rotulación de una calle a su nombre, una propuesta de reconocimiento institucional que partió de dos teldenses que quisimos inmortalizarlo, o sea, de mi y del querido amigo, el polícia y criminólogo, Jesús Calzada que la defendió con éxito.

Ya acabo esta primera entrega en forma de homenaje virtual a un hombre bueno y trabajador, suscribiendo y haciendo mías las emotivas palabras de Carmelo Santana al ciudadano ejemplar, Paco Artiles, de quiénes estamos orgullosos de ser su amigo:

«Ante todo permítanme decir que quien no conoce a Paco Artiles, se que son pocos pero alguno aún queda, no conocen a un gran hombre,y es que podemos decir muchas cosas de él y todas buenas. Es un hombre de honor que está a años luz de actitudes de jactancia, presuntuosidad, arrogancia, vanagloria o altanería. Paco es ante todo un hombre bueno, en quien no hay doblez alguna, es campechano, franco, afable, fraternal, amigable, entrañable y muy leal con sus amigos.

De hecho, su humanidad parece no tener limite y su popularidad se expande a todos los rincones de la isla de Gran Canaria, así como a muchos otros lugares; como Lugo esta noche, y quienes no le conozcan y hoy tengan ese placer a buen seguro no lo olvidaran, ya que ser amigo de Paco Artiles es un autentico lujo».

MANUEL RAMÓN SANTANA / Teldelibredigital.com

«Dos píos tabaiberos…»

Comparte esto:

“… todo lo que quiere(n) lo hace(n)…” (del salmo 134).

“… se postrarán en… acatamiento…” (del libro del Apocalipsis 15, 3-4).

“… los que rigen los destinos… cumplan su misión con… justicia… para que haya paz y concordia…” (de las preces de Vísperas del viernes III del tiempo pascual).

“… resistidles, fuerte…” (de la primera carta del apóstol san Pedro 5, 5b-14).

“… dirán cosas distintas…” (del tratado de san Ireneo, obispo, contra las herejías).

“… venganza de los pueblos y aplicar el castigo… sujetando… con argollas…con esposas de hierro…” (del salmo 149).

“… tuvimos valor… en medio de fuerte oposición…” (de la primera carta de san Pablo a los Tesalonicenses 2, 2b-4).

“… me oprimen los insolentes…” (del salmo 118)..

… el “¡pío-pío!” es una cosa; y el PIO, otra muy diferente. El “¡pío-pío!” es el grito bobalicón de ánimo futbolero en el que cual inmenso gallinero cacarean los que nada saben del campo, sino de los de fútbol; que el otro es el del Plan Insular de Ordenación, que en abreviatura nos da el PIO del primer renglón. Pues bien, vayamos al grano y digamos del segundo lo que sigue: No cabe locura mayor que lo que pretende este PIO. De entrada digamos que ha sido engendrado por el cabildo, y ha salido un fenómeno; con él de la mano, no se podrá  reservar nuestra biosfera; pero sigamos: dada la complejidad del texto, para mejor engañar al campesinado, casi nada se entiende, salvo lo que a duras penas se puede concluir, y que les diré en resumen (no todo el mundo se puede quedar con su contenido, por el estilo complejo y enrevesado)  no se sabe por dónde se va si lo consultas, es decir es ilocalizable, y anónimo (sin citar lugares), no impreso en papel y solo por internet, es puerta cerrada para muchos; cosa muy clara y evidente es la desaparición total de todo aquello que siempre se hizo en el campo (agricultura y ganadería), al quedar prácticamente todo calificado de espacio natural y otros como paisajístico y demás categorías, por tanto no se podrá ni pisar, menos tocar.

Es tan restrictivo que parece cosa de la estratosfera más que de la tierra. Prácticamente todo es de uso moderado, y no ya tradicional. Desaparecerá el pastoreo, entre otras actividades de toda la vida, y desde que el mundo es mundo desapareciendo lo que es nuestra cultura y por tanto patrimonio. Nuestros cercados o cadenas (“bocaos” al peninsular modo), quedarán para retamas y tabaibas. Retamas, tabaibas y cardones no se podrán -cuales sagrados- ni tocarlos (entre otras basuras). Si lo que siempre fue tierra de cultivo, y porque hace 30 o más años sus dueños se bajaron a la capital, si ahora sus herederos o aún sus propios dueños quieren volver al cultivo, si lo hace se les cae el pelo, porque se les prohíbe, castiga y multa (puede ir a la cárcel o al cementerio), porque si ahora natural, ya no lo puede ni tocar; menos, pisar (repito).

Todo esto sale de mentes enfermas, retorcidas  o ignorantes supinos, ¡ni limpiar el terreno en previsión de incendios se podrá hacer! Todo lo que te permiten es mantener todo como está, conservar el estado actual, y no volver a hacer lo que en ese terreno siempre se hizo o hacía. Algunos ejemplos: no te dejan hacer un cuarto de aperos si el terreno tiene 15 % de inclinación original; no te dejan hacer un muro, tampoco un estanque, menos un camino de acceso, ni un corral, tampoco un alpendre… y no te van a legalizar absolutamente nada. Protegen tabaibas y toda clase de basuras (repito), pero ni los bancales (en el terreno), ni la arquitectura (casas y otros edificios tradicionales) se cargan nuestra identidad en todos los sentidos. Repito: si en tu terreno se nació: tabaibas, retamas, cañalejas… ¡o lo que sea!, y ello con una antigüedad de 30 años, no puedes dar un mochazo ni recuperar  nada en lo tuyo; ahora, asilvestrado o boscoso está mejor (para ellos, que te lo declaran paisajístico o más aún de muy alto grado, o el de máxima protección. Es decir no podrá usted limpiar la tierra para apañar castañas, nueces, almendras o cualquier otro fruto caído. Estos “técnicos”, van a modificar planes anteriores corrigiéndolos a pesar de su fijeza, y ello según criterios personales del funcionario que lo interpreta a su antojo y capricho. Para solucionar las dudas crearán una comisión de interpretación para solucionar y responder dudas del propio PIO territorial (o PIOT). Y será a modo y semejanza al urbanismo, o urbanización del campo, no sabiendo estos sabios que urbe (ciudad) y agro o rural (campo), no se tocan en nada y son lo contrapuesto, pues ellos los igualan.

Es decir, sin incendios van a quemar la tierra, y solo van a cultivar al 100 % solo el turismo: ¿nos volveremos caníbales para comer? Pues van a duplicar las camas, por más que las existentes escasamente superan el 50 % término medio de ocupación, pues con unos escasos 3 millones de turistas, poco más del 50% de camas fueron usadas, y ello unos 5/6 días a la semana por término medio, y en la época baja, bajan a menos del 40 % de ocupación; y está claro que duplicar el número de camas existentes solo pretende especular con el terreno y favorecer a los especuladores de  la tierra (sin cultivo, ¡claro!). Total un PIO que especula, ciegos al mirar al futuro, sin diversificación económica  ante la fragilidad propia de sobra conocida. Pues, todo lo anterior nos lleva a urbanizar a la redonda toda la costa, a explotar sin control, a quemar o destruir la tierra, convirtiendo el interior en bosque o parque para los que hacen turismo en la costa, sin más. De esta manera, los que muy mal nos gobiernan destrozan la tradición cultural riquísima y única y la mejor de las civilizaciones aún clásicas y mundiales, y nos empobrecen a lo máximo. Políticos que nos hacen depender en un 99,99 % del exterior y solo comemos un 00,01 % de lo que casi ni cosechamos, y nada damos al turista del cultivo y ganadería propia, porque nada producimos al prohibirnos cualquier actividad en el campo, pasándose por donde me sé la recomendación de la FAO -y tenemos posibilidad más que de sobra, para como Madeiras sostenernos, no el 50% sino al 100 %, sin depender absolutamente de nadie y ni de nada. Imposible -además- compatibilizar la reserva de la biosfera con esta muy mala y pésima planificación u ordenación. Y a pesar de la reserva de la biosfera en su primera década de existencia, ningún desarrollo se ha desarrollado (y valga la redundancia -y que además- es hecha conscientemente).

Es decir no nos sostenemos. Nos sostienen, arruinan, enferman y matan. Es más que evidente, estos planificadores u ordenadores, no tienen ni la menor idea (iba a decir otra cosa, pero como es mal sonante, la retiré) de lo que es el campo o campesinado, nada saben al respecto (piénsese que un maestro de escuela [de niños] ha sido -y sigue siéndolo- consejero de agricultura y ganadería, sin haber ordeñado nunca en su vida una cabra, ni haber plantado en su vida un cantero de papas). Total, nos toman por tontos, nos engañan como a niños, depredan y solo ven turistas como Don Quijote en sueños delirantes. Acaban con la reserva. Y lo peor de todo: actúan a la zorrúa, es decir no se informa al pueblo, al que engañan y engatusan con palabrería densa, enrevesada, incomprensible, y como decía mi madre: “¡qué bien hablan!”, pero no se enteraba de nada de lo que decían, razón ésta por la que un servidor, se lo sirve a todos ustedes en bandeja, supliendo lo que los Medios ocultan y callan, por miedo a represalias o retirada de publicidad (sus garbanzos envenenados), a pesar de no cumplir  con el derecho constitucional que tenemos de entender lo que nos informan (si lo hicieran).

El Padre Báez  

«Para encontrar la esencia de las Artes Marciales»

Comparte esto:

(Texto del Libro “Ima Ninja” del Dr. Masaaki Hatsumi – publicado hace 30 años)

La primera vez que yo sostuve un bokken en mis manos creo que tendría unos siete años, era un viejo sable de entrenamiento hecho de la madera del níspero japonés, mi padre lo tenía como uno de sus objetos más preciados. Después de aquella primera experiencia y antes de que empezara la guerra, yo había estado practicando judo, karate, kendo y las diversas artes marciales tradicionales japonesas, pero una vez terminada la guerra del Pacífico, a las artes marciales les siguió una época en blanco donde se vieron sustituidas por el boxeo, el fútbol, etc…Mientras, yo me dedicaba en cuerpo y alma a mis estudios. Quizás sea debido a la juventud que tenía entonces y a la fuerza que élla da, pero lo cierto es que aunque no me preocupaba en absoluto por encontrar la esencia de las artes marciales, gastaba todas mis energías en su entrenamiento.

En una ocasión, los soldados de una base americana me pidieron que les diera clases de judo. La energía de sus movimientos y la fuerza de sus brazos eran sorprendentes, en poco tiempo fueron capaces de dominar con gran maestría las técnicas más difíciles e incluso de hacer volar a sus compañeros japoneses más veteranos. Viendo aquel espectáculo un aire de desánimo empezó a soplar dentro de mí. Precisamente en aquella época en la cual yo empezaba a pensar que el verdadero Budo tenía que estar en otro sitio, me vino a la mente una idea que decidí llevar a la práctica.

A partir de aquel momento decidí llamar a la puerta de los maestros de las distintas artes marciales tradicionales japonesas. Desde entonces, algunos de estos grandes maestros tuvieron la gentileza de venir personalmente a mi casa donde yo recibía sus enseñanzas directamente. Esta maravillosa experiencia duró aproximadamente unos diez años, una vez que conseguí dominar todas las técnicas de los distintos maestros, conseguí poder encontrarme con un maestro independiente de todos los demás, un maestro de Budo y de la vida, se trataba del maestro Takamatsu Toshisaya.

Inmediatamente me preparé para viajar hacia la provincia de Nara, allí en una región llamada Yamato se encontraba Kashiwara, el pequeño pueblo donde vivía el maestro Takamatsu. Una vez que llegué ante la puerta de su casa, la mujer del maestro tuvo la deferencia de salir a recibirme:

  • ¡Ah, bienvenido! —me dijo con una sonrisa y un fuerte acento local. ¡Bienvenido a tu casa! ¡Creo que has hecho un largo viaje! ¡Venga, venga sube a la segunda planta!

Hice como me aconsejara la señora de la casa y cuando llegué arriba, me senté en seiza y, en silencio, me quedé observando los cuadros que colgaban de las paredes.

  • ¡Ahh, bienvenido! ¿Ya estás aquí? —fueron las primeras palabras del maestro Takamatsu que salía desde una puerta en el rincón.
    • ¡Ah! ¡Es un gran placer! —fue lo único que acerté a decir.

En aquel instante todos los músculos de la espalda, desde la cabeza hasta las extremidades se me pusieron rígidos como una tabla y sentí como si una corriente eléctrica me recorriera todo el cuerpo.

  • ¡Bien aquí estoy! —me dije a mí mismo reafirmándome. Desde los tiempos más antiguos delante de los dioses, para contar con su benevolencia, se suele recitar una frase, que viene a ser «Kashikomi, kashikomi mou san»1 , pues bien, yo en aquel momento, realmente me sentía atemorizado. Por primera vez noté que tenía ante mí a un verdadero maestro.
  • ¡Venga, venga! ¡Déjate de formalismos! —me dijo mientras me tendía la mano. Al contrario de lo que él imaginaba, para mí aquello suponía ser todavía mucho más respetuoso y como resultado, todos mis músculos terminaron endureciéndose más hasta terminar con los hombros casi encogidos.

Durante mi viaje de vuelta en el tren nocturno, lleno de emoción, no pude pegar ojo, pensando en que realmente en Japón todavía existían estos maestros. Aquello fue el comienzo de una estrecha relación maestro-alumno que duraría unos quince años.

En una ocasión el maestro Takamatsu me dijo lo siguiente:

«Todos cuando empezamos somos como un pequeño insecto, pero a pesar de ello, hasta el más insignificante insecto si se agarra fuerte a la cola de un caballo puede recorrer cuatro mil millas «. A partir de aquel momento y tras oir aquellas palabras, decidí firmemente ser el mejor insecto de todo Japón.

Antes de que el maestro Takamatsu se marchara al otro mundo, pude conocer a fondo, bajo sus sabios consejos, tanto el entrenamiento como la vida del «insecto». Como es de  imaginar, el entrenamiento suponía un esfuerzo supremo, casi hasta agotar la última gota de sangre la práctica se sucedía de manera ininterrumpida, en un estado semi-inconsciente. Gracias a todo ello, después de varios años, llegué a dominar un Budo infinito y finalmente descubrir el verdadero mundo de los «insectos» (como los primeros dominadores de la tierra, el rey de los reptiles con la conciencia de un gran dinosaurio)

De nuevo, recordando las palabras del maestro Takamatsu, me dí cuenta de que empezaba a vislumbrar en mí la figura osada de aquel pequeño insecto agarrado a la cola del gran caballo, momento desde el cual me dispuse a dejar de ser un pequeño animalillo para convertirme en un gran dragón blanco.

Hoy en día, al hablar a la gente acerca del Budo, les suena a algo feudal, de épocas pasadas y una especie de alergia les recorre todo el cuerpo. Yo, personalmente creo que precisamente el budo, es algo necesario para la sociedad de hoy. Haciendo eco de las palabras del maestro Takamatsu recuerdo algo que me dijo:

«El budoka que sigue el camino marcado y hace de su entrenamiento lo más importante, como budoka, no tiene de qué arrepentirse; por otra parte intentar ser famosos como los hombres de antaño: por ejemplo, Miyamoto Musashi, o incluso destacar en el dominio y destreza de las diversas técnicas, quizás pueda ser interesante para algunos, pero no se debe olvidar que la esencia del budo es la virtud». Dicho de otro modo, quien no se prepara así, no puede ser llamado budoka. La esencia del Budo consiste en vencer claramente, mediante su conocimiento, pero sin luchar. El ninjutsu es igual, si no estamos preparados en su esencia, si no conocemos su verdad, nunca podremos decir que hemos llegado a un conocimiento completo de dicho arte. De esta manera los diversos maestros, al tiempo creadores de diferentes escuelas, los jefes de las diversas familias y tantos otros, con el deseo de que todo esto se entendiera, haciendo caso de la tradición, se subían a lo alto de una roca y se sentaban a meditar largo tiempo. Como es de imagimar esta costumbre se transmitió de una generación a otra y muchos años después aquel lugar de meditación se conocía como «la roca del extranjero». Se comentaba que aquel que formulara allí un deseo, en poco tiempo lo vería realizado. Actualmente, en Sada, un pueblo de la provincia de Iga, grabada en una roca se encuentra una vieja inscripción que así lo atestigua. De esta manera, podemos asegurar que el auténtico Budo se mantiene alejado de la violencia, teniendo en cuenta esta máxima, la cual deseo que nadie olvide, me animé a escribir estas líneas.

Actualmente, son innumerables los libros editados sobre el budo. Los hay que basándose en textos antiguos, hacen una presentación subjetiva de este mundo de las artes marciales, otros, por el contrario, después de haber llegado a cierto dominio de alguna de esas artes marciales «modernas», y desde un punto de vista muy personal el autor presenta su libro, también los hay quienes hacen uso de ambos métodos para concluir su trabajo. Todo ello sin olvidar, los más, que son aquellos que se presentan tomando como referencia básica las numerosas rutas de la milenaria China. Pero toda esta variedad es natural gracias al interés que el tema suscita.

Debido a toda esta diversidad de estilos y artes, reina gran confusión entre los lectores. Por mi parte, he intentado escribir algo que no se encuentra en ninguno de todos estos libros y que los budokas actuales reclaman. A través de estas páginas he intentado describir qué entienden por budo los japoneses que lo practican. En este libro hay no pocas partes vergonzosas para el verdadero budoka, desde los motivos que conducen a una guerra hasta de qué manera nos pueden aparecer obstáculos que impidan la práctica, todo ello, sin olvidar la estrecha relación y a su vez frágil barrera entre el arte y el deseo.

También se puede hacer un acercamiento al Budo desde el punto de vista artístico, por tomar un ejemplo podríamos mencionar los cuadros orientales donde la roca, podría llegarse a pensar que de un modo abstracto, representa al hombre y comparativamente, a los cuadros occidentales cuya nota general podrían ser los desnudos, quizás se les pueda encontrar una referencia con las adoratrices que hacen su aparición en la caballería. De esta manera, me gustaría hacer una presentación del Budo desde diferentes enfoques.

Las razones para empezar a practicar las artes marciales van cambiando inevitablemente de una generación a otra. Tanto en época de paz como en época de guerra, el ánimo, el espíritu que nos late desde lo más profundo es el mismo. En el caso del maestro Takamatsu, desde el momento en que nació hasta que cumplió 21 años estuvo viviendo con los 9 hijos de su madrastra. Parece ser que una y otra vez durante aquellos años, fue maltratado por sus hermanastros, tanto es así que pasaron a llamarlo «cabeza llorona». Parece ser que el maltrato fue la principal razón por la que el maestro Takamatsu entró en el mundo del budo.

Por mi parte, recuerdo que mi padre era un hombre que solía beber con frecuencia, cuando lo hacía cambiaba tanto que no parecía el mismo. De esta manera se sucedieron los días, uno tras otro, enfrentándome a un «desconocido» armado con una navaja. Cuando mi padre se acercaba, a una distancia de unos cien metros, gracias a un sexto sentido que había desarrollado era capaz de sentirlo y así poder esconderme en el armario empotrado de la habitación o incluso, dormir fuera a la intemperie. En semejante situación, los libros de texto no me eran necesarios por lo cual terminé quemándolos en un arrebato de ira. Finalmente, entre unas cosas y otras me presentaba a la escuela sin comida, (que cada madre solía preparar para su hijo), y por supuesto sin el material escolar, provocando la cólera del maestro que una y otra vez me repetía: – ¡No he visto a nadie más tonto que tú! —y posteriormente me hacía estar, otra vez, todo el día de cara a la pared.

Así fue como tuve que hacerme fuerte y cada noche enfrentarme a aquel alborotador que venía con navaja en mano y tras dominarlo, meterlo en la cama. Yo que era el más débil de todos pero también el único hombre de la casa, me vi en la obligación de defender a toda la familia.

Ahora después de los años, creo que éste fue mi primer contacto serio con el Budo y después de observar detenidamente la situación, llegué a la conclusión de que el mío, fue un buen padre. Al fin y al cabo, él se encargó de mostrarme el verdadero camino del budo.

Hoy, años después de haber sido discípulo del maestro Takamatsu y haber podido encontrar una vida maravillosa a través del Budo, estoy convencido de que este espíritu de plena satisfacción que siento, es sin duda por haber alcanzado un pleno conocimiento de dicho budo.

A todos aquellos practicantes de las diversas artes marciales, que de un modo totalmente inconsciente, practican desde un único punto de vista, despreciando así otras ideas, les ruego sinceramente que no desperdicien su vida y se relajen. A través de estas líneas, según mi propia experiencia, intento describir el auténtico Budo desde diversos ángulos, desde el maestro al discípulo y a través de las enseñanzas orales de ambos, ofrecer una introducción.

CENTRO DE ARTES MARCIALES Y DEFENSA PERSONAL BUJINKAN UNRYU  DOJO®

C/Eduardo Dato, 9 – 35200 Telde / Gran Canaria – tel. 928699924 – www.unryueventos.com

La UD Telde homenajea a su histórico capitán, Juan Román

Comparte esto:

Este sábado transcurrirá una gran jornada deportiva en el campo de fútbol Pablo Hernández Morales y el Anexo del Hornillo. Desde el club se ha querido hacer homenaje a Juan Román Rodríguez, apreciado jugador de la entidad por muchos años, y mítico capitán al que todos recuerdan con gran admiración. Hombre de la casa querido por todos, este año volvería a su Club en calidad de entrenador del juvenil preferente, categoría a la que se ha hecho a la perfección y en donde le respaldan los resultados junto al trabajo y apoyo de todos sus jugadores. Desde la entidad quieren darle las gracias  por transmitir su experiencia y el significado de pertenencia de los colores azul y rojo.

Este sábado, con la llegada de seis equipos tanto del municipio como fuera de él darán comienzo los dos triangulares.  De una parte, comenzará a las 10:00 en el Anexo el primer partido que enfrentará al C.D.Ojos de Garza contra el C.D.Goro, posteriormente la U.D.Telde lo hará a las 11:00 con el perdedor de este primer encuentro, y seguidamente a las 12:00 con el ganador también de éste.

Paralelamente en el campo de fútbol 11, a las 10:30 dará inicio el primer partido de categoría cadetes, enfrentando al C.F. Árbol Bonito contra la A.D. Siete Palmas, de este duelo quien salga perdedor jugará contra la U.D.Telde a las 11:30 y quien salga ganador lo hará también contra el club anfitrión a las 12:30.

Se espera una mañana cargada de buen fútbol tanto competitivo como formativo, donde primen los valores y el divertimento de todos los que allí se den cita. Jornada futbolística que no se deben perder.

Mari Carmen Castellano (PP), presenta su candidatura a la Alcaldía de Telde

Comparte esto:

El Partido Popular presenta este sábado 25 de abril la candidatura capitaneada por María del Carmen Castellano al Ayuntamiento de Telde. Castellano expondrá sus compromisos para esta nueva etapa y presentará “una lista de candidatos integradora y capaz de generar ilusión en el municipio”.

Al acto también asistirán las candidatas a la Presidencia del Gobierno de Canarias, María Australia Navarro, y al Cabildo de Gran Canaria, Mercedes Roldós Caballero.